Los mejores salmos para una persona triste

Spread the love

Cuando buscas promesa, consuelo y ánimo, el libro bíblico de los Salmos está lleno de antiguas expresiones de sabiduría. Varias personas rezan los Salmos regularmente, en tanto que otros memorizan algunos versículos para los instantes en que necesitan una infusión de fe. Asi sea que los Salmos sean recordatorios de la constancia de Dios, o llamadas dolorosas por la asistencia de Dios, ofrecen un criterio de las luchas de sus escritores.

 

Al llevarlo a cabo, también ofrecen expresiones que importan hoy en día. Por eso, hoy te exponemos una secuencia de Salmos para un sujeto triste, los cuales te servirán como aliciente en instantes difíciles.

 

Salmos para calmar la tristeza y soledad

Salmo 6: “Estoy agotado de mis gemidos; todas las noches inundo mi cama con lágrimas; empapo mi sofá con mi llanto. Mi ojo se desvanece por el dolor; se debilita por medio de todos mis contrincantes. Apártense de mí, todos ustedes, trabajadores del mal, porque el Señor oyó el sonido de mi llanto. El Señor oyó mi súplica; el Señor facilita mi oración “.

Salmo 9: El Señor es una fortaleza para los oprimidos, una fortaleza en tiempos de problemas.

Salmo 23: Aunque sendero por el valle de la sombra de la desaparición, no temeré mal alguno, porque tú estás conmigo; “Su vara y su bastón”, me consuelan.

Salmo 25: Vuélvete a mí y ten misericordia de mí, porque estoy solo y afligido. Tranquilidad los problemas de mi corazón y libérame de mi angustia. Mira mi aflicción y mi angustia y quita todos mis fallos. ¡Mira cuán numerosos son mis contrincantes y cuán ferozmente me odian! Almacena mi vida y rescatame; no me dejes avergonzar, porque me refugio en ti. Que la integridad y la rectitud me cuiden, porque mi promesa, Señor, está en ti.

Salmo 30: Porque su furia es solo por un momento, y su favor es para toda la presencia. El llanto puede demorarse a lo largo de la noche, pero la alegría viene con la mañana.

Salmo 31: Dirige tu oído hacia mí y ven a rescatarme rápidamente. “Sé mi roca de refugio”, una fortaleza fuerte para salvarme.

Salmo 32: Tú eres mi escondite; “Me protegerás de los problemas” y me rodearás con canciones de liberación.

Salmo 34: “Cuando los justos claman por asistencia, el Señor los escucha y los libera de todos sus problemas. El Señor está cerca del corazón quebrantado y salva al espíritu arrollado. Muchas son las aflicciones de los justos, pero el Señor lo libra de todas ellas. Él almacena todos sus huesos; ninguno de ellos está roto “.

Salmo 43: “¿Por qué estás abatida, oh alma mía, y por qué estás en crisis dentro de mí? Promesa en Dios; porque otra vez lo alabaré, mi salvación y mi regocijo “.

Salmo 56: Has registrado mis problemas. Has guardado una lista de mis lágrimas. ¿No están en sus registros? Alabo a Dios por su palabra para mí; Alabo al  Señor  por su palabra.

Salmo 69: Pero en relación a mí, afligido y dolorido, que tu salvación, Dios, me proteja. Alabaré el nombre de Dios en la canción y lo glorificaré con acción de gracias.

Salmo 116: Fui vencido por la angustia y la tristeza. Entonces invoqué el nombre del Señor: “¡Señor, sálvame!” El Señor es misericordioso y justo; Nuestro Dios está lleno de compasión. El Señor afirma a los incautos; cuando me deprimieron, él me salvó. Vuelve a descansar, alma mía, porque el Señor fué bueno contigo. Porque tú, Señor, me has librado de la desaparición, mis ojos de las lágrimas, mis pies de tropezar, para que camine enfrente del Señor en la tierra de los vivos.

Salmo 143: ¡Contéstame rápido, oh Señor! ¡Mi espíritu falla! No escondas tu rostro de mí, para que no sea como los que bajan al pozo. Déjame escuchar en la mañana de tu permanente amor, porque en ti confío. Hazme comprender el sendero que debo seguir, porque a ti levanto mi alma.

Salmo 147: Él cura a los quebrantados de corazón y venda sus lesiones. Cuenta las estrellas y nombra cada una. Nuestro Señor es grande y muy poderoso. No hay límite para lo que Él sabe.

 

Salmo 102 para un sujeto triste

Señor, escucha mi oración, escucha mi grito pidiéndote asistencia. No te apartes de mí cuando estoy angustiado. Escúchame, respóndeme próximamente cuando ruego tu asistencia. Es que mi vida pasó como el humo; no soy más que unos huesos quemándose en un horno. Ha decaído mi ánimo como la hierba marchita;hasta me olvido de comer.

Tengo la piel pegada a los huesos de tanto llorar. Parezco una lechuza en el desierto; un búho entre las ruinas. No puedo descansar, soy como un ave solitaria en el tejado.

Mis contrincantes me agravian todo el día; se burlan y usan mi nombre para condenar. Mi único alimento es la tristeza; mis lágrimas se intercalan con mi bebida.

Por medio de tu furia y a tu enojo me levantaste y después me derribaste. Mi vida se desvanece como una sombra; voy marchitándome como la hierba. Pero tú permanecerás para toda la existencia, Señor; tu nombre se recordará de generación en generación. Tú te levantarás y le darás consuelo a Sion, tus siervos les tienen cariño a sus piedras y sienten compasión aún del polvo de sus ruinas.

Las naciones respetarán el nombre del Señor y todos los reyes de la tierra tendrán miedo cuando enseñes tu gloria. El Señor reconstruirá la ciudad de Sion;la gente verá su gloria otra vez. Dios responderá las oraciones de los sobrevivientes; escuchará sus ruegos.

Escriban esto para que lo sepan las generaciones que no han nacido y para que más adelante ellas alaben al Señor. El Señor miró desde su santuario en el cielo; se asomó a la tierra, para escuchar las oraciones del prisionero,para dejar en independencia a los condenados a muerte;para que en Sion se proclame el nombre del Señor, y lo alaben en Jerusalén cuando las naciones y los reinos se reúnan para adorar al Señor.

Él me dejó sin fuerzas en medio camino; ha acortado mi vida. Entonces dije: «Dios mío, no me dejes fallecer a la mitad de mi vida; tú vives de generación en generación. Hace un extenso tiempo, tú creaste el mundo; hiciste el cielo con tus propias manos.

La tierra y el cielo se acabarán, pero tú vivirás por siempre. La tierra y el cielo se desgastarán, como se desgasta la ropa. Y como se tira la ropa vieja, tú reemplazarás el cielo y la tierra; serán cambiados totalmente. Pero tú, Dios, jamás cambias; vivirás por siempre.

Somos tus siervos, nuestros hijos vivirán seguros aquí, y los hijos de nuestros hijos vivirán en tu presencia»

Esperamos que estos salmos para un sujeto triste que te mencionamos antes te hayan sido útiles para exceder la tristeza.

Deja un comentario