Oración al santisimo justo juez Católica

Spread the love

En los tiempos más difíciles, siempre necesitamos el aliento de Dios, quien con su divina misericordia, nos ayuda a volver a la normalidad. Cuando nos encontramos perdidos, sentimos que no podemos hacer frente a la carga de trabajo o al estrés que tenemos sobre nosotros mismos, perdemos la esperanza de un futuro más simple y nos resignamos a lo peor.

Es en estos momentos de extrema angustia y debilidad que las entidades malvadas que nos rodean, así como los deseos pecaminosos de las personas que dicen que son nuestros amigos y compañeros, realmente nos afectan y nos lastiman.

Volviendo a nuestro gran salvador, Jesucristo, conocido por muchos creyentes como el Juez Justo, nos llevará de regreso al camino correcto para la curación y el alivio del alma y el espíritu. ¿Estás en tiempos difíciles, necesitas protección o requieres el amor incondicional de Dios? Así que no dude en poner toda su fe en las oraciones del Juez justo de Dios.

Oración al Justo Juez corta

Jesucristo, hijo de dios. Tú que te sacrificaste por los hombres pecaminosos y diste tu cuerpo humano para orar por el bienestar de los hijos de Dios. Me has dado tanta amabilidad y a quien estaré eternamente agradecido hasta el momento de mi muerte.

Lléname de tu gracia, Señor, y permite que tu infinita misericordia me tenga lástima antes de este momento desafiante que estoy enfrentando. Perdí el rumbo y ya no sé qué decisiones tomar, porque el límite entre el bien y el mal, lo correcto y lo incorrecto, estaba completamente borroso de mi visión. Estoy perdido y necesito tu guía.

Permítanme encontrar nuevamente el camino que conduce a Dios y en el proceso, encontrar las respuestas al problema que tanto me afecta porque mi sueño se ha visto afectado y mi salud se está deteriorando. Por favor, dame la curación que mi alma y mi espíritu necesitan para encontrar un camino del bien.

Te pido que me des la fuerza para poder resolver esta situación, eliminar todas las dudas que flotan en mi cabeza y no dejarme pensar con claridad. Necesito tu mano para guiarme a la decisión que mi corazón sabe que es correcta. Nunca me dejes solo, Jesucristo.

Amén.

Oración al Justo Juez contra los enemigos

Jesucristo. Tú, que antes de Dominus Deo, le dijiste que la protección de los enemigos estaba en manos de Dios y que confiabas en su palabra más santa para eliminar todos los peligros que te atormentaban. Tú que con tu alma pura creíste la palabra de tu Padre y permitiste que su santa palabra fuera ley.

Como me has protegido a lo largo de mi vida, te pido que lo hagas ahora. Que los enemigos a mi alrededor no pueden verme como un blanco fácil; pueden atacar, corromper o herir. No quiero el pecado cerca de mi alma, y ​​te pido, Jesucristo, que lo disipes con tu infinita bondad.

Que tu gracia divina caiga sobre mi cuerpo, mi alma y mi espíritu, para que pueda encontrar la curación que tanto he buscado. Quítame todas las maldiciones, hechizos y brujería que pretenden arrogantemente usar el nombre de tu padre para cumplir sus caprichos. Enséñeles que con la palabra del Señor, no se dicen mentiras y que sus consecuencias son graves.

Protégeme bajo tu manto sagrado y protégeme de aquellos que buscan herir con la boca, con las manos buscan destruir y manchar todas las almas puras que los rodean. Me hiciste fuerte; Me enseñaste el camino a Dios.

Amén.

Oración al Justo Juez para mujer

Que la divina misericordia de Dios y la Virgen María me acompañe en esta humilde oración ante ti, Jesucristo, por la salvación de mi alma y la protección divina.

Te pido que me liberes de todas las almas pecaminosas a mi alrededor que solo buscan confundir la pureza de mi cuerpo y espíritu con el pecado. No estoy hecho para ellos, y no quiero tenerlos cerca, así que te pido que me hagas invisible a sus ojos, que sus manos nunca me toquen y que mi cuerpo y mi alma siempre permanezcan bautizados por el amor de Dios. .

Jesucristo, escucha mis oraciones y dame el perdón divino si alguna vez te he fallado porque soy simplemente humano y estoy destinado a pecar cuando mi cuerpo se debilita. Dame la fuerza para distinguir el bien del mal y encontrar el camino de regreso a Dios y su salvación divina.

Esta oración que te ofrezco ante el Espíritu Santo, te suplico que me escuches, porque tengo miedo de mis enemigos y de aquellos que se han acercado falsamente a mí. Guarda sus almas de las mías; no dejes que se formen lazos de amistad entre nosotros. Bendice mi alma hasta que encuentres la vida eterna en tus brazos, Señor.

Amén.

Oración al Justo Juez para un hijo rebelde

Hijo de Dios, sé bendecido para siempre en el reino de los cielos. Sé que estás sentado a la mano derecha de tu Padre y que has aprendido de su infinita bondad y misericordia. Colocas ante tu alma y tu cuerpo físico el bienestar de todos tus hermanos porque la curación de sus almas es fundamental para entrar al cielo.

Necesito tu protección sagrada porque me siento rodeado de enemigos en todas partes. La sociedad está en declive, y los peligros acechan en cada esquina que quiere probar mi fe en ti, Jesucristo. Dame la fuerza para asustar a estos monstruos que quieren corromperme, porque mi alma es pura y siempre estará a disposición de Dios.

Quítame a todos los falsos amigos que se han acercado a mi entorno solo para lastimarme, maltratarme y humillarme. No hay lugar en mi vida para el mal, y me niego a ser víctima del engaño y la mentira, así que te pido, Cristo, que crees una capa protectora en mi cuerpo y espíritu. Haz que luzca desagradable en sus ojos y mantenlos alejados de mí.

Dame toda tu gracia divina para que pueda entrar en el reino de los cielos y conocerte personalmente para adorarte, glorificarte y amarte por el resto de mi vida.

Amén.

Oración al Justo Juez para librarse de las persecuciones

Bendito sea Jesucristo por todo el bien que ha traído a la humanidad corrupta. Soy tu sangre y tu fiel servidor, eres mi ejemplo a seguir, y con todo tu amor me has enseñado la bondad de la vida, los errores y el éxito.

Te pido hoy, a través de esta oración, que me ayudes a alcanzar el amor que he buscado durante tantos años. Me encuentro solo, y mi alma ya anhela la complicidad de tener una pareja, una persona que me entiende incluso en mis debilidades, que me apoya en mis peores momentos y me abraza cuando juntos compartimos el éxito.

Dame, Jesucristo, la posibilidad de conocer a la persona que me dará la razón y me enseñará que el amor eterno entre los seres humanos también es posible. Una persona en quien puedo derramar todo el amor que me enseñaste a tener a ti y a Dios. Que el Espíritu Santo sea testigo de nuestras verdades y que nuestras almas estén entrelazadas para siempre.

También te pido, Jesucristo, que te alejes de mí falsos pretendientes que solo buscan el pecado y la lujuria. Mi cuerpo es el templo de Dios y está destinado solo para el bien. Déjame conseguir a alguien tan dedicado a ti como yo lo estoy contigo en este momento.

Amén.

Oración al Justo Juez antes de un juicio

Jesucristo nuestro Señor Hijo de Dios, te sacrificaste por los hombres para eliminar nuestro pecado original. Te doy gracias eternas por todas las enseñanzas que me has dado a través de tu ejemplo, tu misericordia y tu perdón. Es a usted a quien me dirijo en mis momentos de mayor debilidad, y es por eso que hoy me presento humildemente porque me encuentro atravesando un momento difícil en el lugar de trabajo.

Permíteme encontrar la paz en el trabajo, porque mi alma ha sido herida por varias situaciones. No puedo encontrar el ambiente perfecto para mí, pero me enseñaste a nunca perder la esperanza, así que te ruego que me pongas en mi camino la oportunidad que he estado buscando durante años.

Fortalezca mis habilidades y demuestre a las personas que me rodean, especialmente aquellos en posiciones de poder, que soy valioso y que puedo aportar cosas increíbles para trabajar. Permíteme la oportunidad de mostrarme tal como soy, deslumbrarte con mi coraje.

Desborda tu misericordia sobre este humilde servidor y permite que tu gracia divina sea la que me lleve al éxito que has buscado para mí.

Amén.

Abre tu corazón a Dios

El Juez justo aparece ante nosotros en las Escrituras como Jesucristo, que ayuda a su padre, nuestro Señor, en la salvación de las almas humanas. Debes abrir completamente tu corazón a Dios y permitir que su misericordia se apodere de ti.

Acepta los pecados que has cometido y pide perdón por ellos, porque el Señor siempre estará dispuesto a perdonarte.

Deja un comentario