Oración para problemas familiares

Spread the love

¿Sabías que la fe desplaza montañas? En los instantes en que te sientes más angustiado, cuando hay enojo y discusiones en tu familia, recurre a la oración para pedirle a Dios por ti y traiga paz otra vez, orden y armonía para tu lugar de vida. Cada familia pasa por problemas, porque vivir juntos ocasionalmente transporta a desacuerdos. Pero esa no es una razón para que supongas que es “normal” vivir así, gracias a que las peleas tienen la oportunidad de vigilar e interrumpir tu lugar de vida en algún momento. Entonces, para que estos instantes de conflicto estén en el pasado, reza con fe en Dios y consigue la paz en la familia.

Cuando las cosas se vuelven muy difíciles de aguantar, buscar asistencia en alguno de estas gigantes oraciones para el sitio de vida en problemas te llevará por un sendero para la resolución. Estas son una fuente destacable de inspiración para alentarlo a tener tu propia conversación personal con el Señor hoy.

 

 

Oración cristiana para el sitio de vida en problemas

Durante unos minutos, libera tu cabeza de intranquilidades, llena tu corazón de fe y piensa que tu oración será respondida.

Señor Jesús,  en mi familia pasamos por tiempos difíciles, instantes lacerantes, oportunidades que nos han quitado la paz y la tranquilidad de toda nuestra familia. Por ahora no entendemos a quién recurrir, no entendemos a quién soliciar asistencia, pero entendemos de que necesitamos tu intervención …

Por esa razón, en el poder de Tu Nombre Jesús, oro para que todas y todas las oportunidades de interferencia con los patrones negativos de los matrimonios y las relaciones que tuvieron mis antepasados, se rompan, de hecho hoy. Estos patrones de infelicidad en la vida matrimonial, patrones de desconfianza entre los cónyuges… Que ahora mismo se rompa en el poder del Nombre y la Sangre de Nuestro Señor Jesucristo.

El Señor Jesús rompe con todas y todas las expresiones de consternación que consigua estar viviendo dentro de mi familia, oportunidades de odio, resentimiento, envidia, furia, deseos de venganza, deseo de terminar mi relación; seguir mi vida sola; ¡que todo lo citado ahora mismo caiga al suelo Jesús, y que tu presencia nos venza!

Renuncio a las expresiones malditas que dije sobre la vivienda donde vivo, por la insatisfacción de vivir en esta casa, de no sentirme feliz en esta casa, renuncio a todo lo que consigua haber dicho dentro de mi casa de expresiones negativas.

Así que también te pido perdón! Perdón por la ingratitud, por no tener la oportunidad de ver en mi familia, una familia particular. Perdón Jesús, porque sé que he hecho mal muchas veces, y quiero comenzar otra vez hoy.
Perdona Jesús también a mis parientes por algún momento en que alguno de ellos haya deshonrado el Sacramento del Matrimonio, dirije tu mirada de Misericordia sobre ellos y restaure la paz a sus corazones.

Quiero pedirle al Señor que derrame el Espíritu Santo sobre nosotros, sobre cada integrante de mi familia. Que el Espíritu Santo, con Tu fuerza y ​​Tu luz, bendiga a todas mis generaciones pasadas, presentes y futuras.
Que un linaje de familias comprometidas con Jesús y Su Evangelio emerja en mi lugar de vida y en el sitio de vida de mis parientes, que un linaje dehogares intensamente en deber con lo sagrado, lleno de amor, fidelidad, paciencia, amabilidad y respeto!
Amén.

Padre celestial, eres el Dios de la paz y el cariño, y te pedimos que tu paz particular llene nuestros corazones y nuestro lugar de vida y que tu amor amable rodee a nuestra familia para que tengamos la oportunidad unirnos en amor contigo.

Únenos juntos, rezamos y que Tu alegría nos una en dulce comunión unos con otros y contigo. Danos tu promesa en nuestros corazones y bendice a todos los que visitan esta casa.

Gracias por proveer todo lo que necesitamos, según con tus riquezas en gloria, y omitir que nos aferremos muy a las cosas materiales de este planeta, sabiendo que has listo un espacio de vida celestial para todos los que están en la familia de Dios. Que tu bendición descanse sobre nosotros y sobre nuestro lugar de vida no solo hoy sino en los días venideros, hasta que vengas a llevarnos para estar contigo mismo, para siempre; en el nombre de Jesús, te pedimos,
Amén.

Señor, Dios nuestro, nos has elegido para ser santos y tus buenos hijos. Ubica en todos los pertenecientes de este lugar de vida sentimientos de misericordia, amabilidad, humildad, tiernicidad y paciencia. Ayúdanos a perdonarnos cuando tengamos una queja, así como tú, Señor, nos has perdonado. Más que nada, danos la caridad que es el vínculo de la perfección. Y que la paz de Cristo reine en nuestros corazones. Que todo lo que hagamos, de palabra o de hecho, sea todo en el nombre del Señor Jesús, dando, a través de él, a través de Dios el Padre y Nuestro Señor.
Amén.

 

Señor, trae a este lugar de vida la armonía que es tan elemental en estos días, que ningún mal deseo le pasa a nadie en esta familia. Que el orden, el respeto mutuo, la alegría y la fe, sean siempre nuestro sendero a seguir, durante varias generaciones.
Amén.

Señor, te alabamos por nuestra familia y te agradecemos tu presencia en nuestro lugar de vida. Ilumínanos para que tengamos la oportunidad asumir nuestro deber de fe en la Iglesia y conformar parte en la vida de nuestra comunidad.
Enséñanos a vivir tu palabra y tu mandamiento de Amor, como la familia Nazaret. Concédenos la aptitud de cubrir nuestras diferencias de edad, sexo, carácter, ayudarnos unos a otros, perdonar nuestros errores y vivir en armonía. Danos, Señor, salud, trabajo y un espacio de vida donde tengamos la oportunidad vivir contentos. Enséñanos a transmitir lo que tenemos con los más necesitados y empobrecidos, y danos la alegría de aceptar la patología y la desaparición con fe y calma cuando se acerquen a nuestra familia. Ayúdenos a respetar y alentar la vocación de nuestros hijos cuando quiera llamar a su servicio. Que la seguridad, la fidelidad y el respeto mutuo reine en nuestra familia, para que el cariño nos refuerce y nos una cada vez más. Quédate en nuestra familia, Señor, y bendice nuestro lugar de vida hoy y para toda la existencia.
Amén

En nombre de la Divina presencia de Jesucristo en mi corazón, les pido a los ángeles de la armonía familiar que actúen, aquí y ahora mismo, en mi lugar de vida y en el sitio de vida de todos los pertenecientes de mi familia. Que haya armonía, calma, sabiduría, amor y hermandad en nosotros. Que nuestra familia se convierta en un caso de exhibe vivo de la colosal armonía universal. Que todos nosotros reconozca en el otro la colosal luz divina y que nuestros pensamientos y acciones reflejen la luz de Cristo en nuestros corazones. Con humildad y fe, agradezco y declaro la fuerza de nuestro amor. Que así sea.
Amén.

Señora Santa Ana, tu que fuiste elegida para traer a la Reina de los Ángeles, María Santísima, al mundo, concédeme la alegría de ver la paz regresar a mi lugar de vida.
Ayúdame, Santa Ana, te confío mi corazón. Cerrar las puertas de mi casa a las intrigas, los envidiosos, los falsos amigos. Quita la necesidad, los dolores, los malentendidos, la desunión. Afirma todos los que viven en esta casa, nos guía en el sendero de la honestidad y la amabilidad.
Amén.

Danos, Dios, el increíble ejemplo de la familia de tu amado Hijo. En la atmósfera de santidad, humildad y caridad, se brindó asistencia fraterna a San José, el Niño Jesús, la Virgen María y sus padres.

Ayúdanos, Señor, a tener la misma relación amorosa con nuestros parientes, rezando unos con otros, distribuyendo pan todos los días, llorando y sonriendo. Que tengamos la oportunidad ser signos de unidad en la familia y hacernos comprender que el más grande mandamiento es amar a nuestro prójimo. Frente su majestad divina queremos realizar el propósito de amar a nuestros parientes, ayudarlos en lo que sea escencial y dejar a un lado algún inicio de chisme y maldad que consigua manifestarse en nuestros corazones. Sagrada familia de Nazaret, bendice a mis parientes.
Amén.

Oración para matrimonio en problemas

 

Señor, es tu intención que nos reconciliemos juntos y que nuestro amor mutuo se expanda y florezca, sin importar lo que haya sucedido entre nosotros en el pasado.

Señor, sana nuestro matrimonio de todos los asaltos y manipulaciones espirituales. Que esta curación empieze conmigo. Señor, ten piedad de nuestra relación y regresa a crear la seguridad y la honestidad que se ha escapado de este matrimonio.

Señor, ordeno la restauración de siete oportunidades de la seguridad y la honestidad que el maligno nos ha hurtado, en el nombre de Jesús.
Amén.

 

Señor, líbranos a mí y a mi mujer del espíritu maligno de la carencia de perdón, el odio, la furia, la amargura y el abuso que está envenenando nuestra cabeza y nuestra relación. Llena todos los espacios de nuestros corazones con tu paz, amor y alegría para que no haya lugar para las malas pretenciones.

El Señor nos enseña a tratarnos con dignidad, amor y respeto. Señor, pedí felicidad y fuerza emocional para omitir usar la furia y la carencia de perdón como arma para batallar contra mi cónyuge. Rezo para que por ahora no permitamos que nuestras emociones sean modificadas y utilizadas para llevar a cabo una brecha entre nosotros, en el nombre de Jesús.
Amén.

 

Deja un comentario