Oraciones Milagrosas Para Casos Difíciles y Desesperados

Spread the love

Todos, en más grande o menor medida pasamos por alguna mala situación o casos de angustia y cuando los hechos que nos suceden se vuelven inviábles de aguantar y suponemos que nada tiene solución, debemos siempre tener presente que en los instantes más difíciles Dios está contigo y no te permite. Buscar asistencia en alguno de las siguientes oraciones, te darán la fuerza, promesa, aliento y ánimo que necesitarás en tiempos de problemas. Estas son una fuente destacable de inspiración para que te animes a tener tu propia conversación personal con el Señor hoy.

Cada uno gobierna su mal de una manera particular y en la mayoría de los casos negativa. Estos son dolores que llegan al alma, causan tristeza, pérdida de fe, desánimo y tienen la oportunidad de ocasionar patologías graves, como la depresión, pero como lo mencionamos antes, hemos traído para ti algunas oraciones para casos inviábles, instantes difíciles y desesperados, para que así, con fe, consigas sobrellevar estas oportunidades de la conveniente forma.

 

Oraciones para tener fortaleza en instantes difíciles

Señor, dame fuerzas para continuar, tú puedes realizar algún cosa, quiero confiar en tu aptitud y no en la mía. Enséñame a comprender las adversidades en mi vida desde tu visión, ayúdame a concentrarme en ti y en tu poder.  Hoy te traigo esta contrariedad en mi vida  (Nombra una situación difícil que estás confrontando ahora) . Ayúdame a no tener miedo, sino a confiar en ti en esta situación; declaro mi fe en tu aptitud para cumplir tus promesas, lucharás por mí y ganaré las peleas de mi vida. Eres poderoso, justo y verdadero.

No tengo nada que tener miedo contigo de mi lado, seré fuerte y valeroso de hecho en tiempos difíciles. No estaré aterrorizado ni desanimado, porque el Señor mi Dios estará conmigo donde quiera que vaya. No necesito resolverlo todo, ya conoces el más considerable plan para mi vida. Muéstrame tu poder sobrehumano, enséñame a caminar con fe. Elijo tener fe en tu aptitud para exceder todos los obstáculos en mi vida. De la misma manera que Josué, me darás la tierra y cada lugar donde pisen mis pies. “A través de ti hacemos retroceder a nuestros enemigos; a través de tu nombre pisoteamos a nuestros contrincantes.

Oración para instantes difíciles en el trabajo

Dios eterno, oro para que cuando entre a mi lugar de trabajo, todo me salga bien. Rezo para que aunque no me agrade mi trabajo o aunque sea difícil, permitas que mi cabeza se concentre en realizar una aceptable labor. Padre, oro ahora mismo que trabajo como si fuera para ti en lugar de la multitud, porque tú eres mi fortaleza. Amén.

Santísimo Dios, omnipresencia de fuerza y ​​misericordia, dame hoy la inmensidad de tu amor y la presencia en cada paso de mi día laboral. En este preciso momento difícil que enfrento hoy en mi trabajo, sé que podré exceder las dificultades y continuar en la pelea solo con tu asistencia.

Tu cubierta sagrada me cubre y me aleja del miedo a la derrota y la duda de la victoria. Que el espíritu santo brille dentro de mí. Permíteme sentir tu presencia en mí para que a través de su excelencia consigua alimentarme de la fuerza que necesito en mi trabajo hoy.

Lo que más te pido en esta oración es poder escuchar tu voz a través de mi corazón, guiándome en las superiores selecciones que necesito tomar en este preciso momento difícil. Tu palabra es un arma, es el poder y el instrumento para hallar milagros impensables. Sé que mi fe en ti, amado padre, rompe barreras y me hace creer que lo relevante está por venir.

Padre mio, si me caigo, apóyame, y levántame; te doy todos mis problemas y confiaré, porque solo con el Señor puedo ganar. Si estoy abatido, dame la más grande dosis del poder del Espíritu Santo; si estoy agotado, abrázame y llévame por el sendero difícil. Quiero presenciar la alegría divina que deseo, Tú, Dios mío, que tienes el poder sobre todas las cosas, libérame de todo mal y moderniza mis esperanzas todos los días.

Dios justo, sé que viniste para socorrer a tu pueblo de los desafíos de la vida y para ofrecernos compasión. Por lo tanto, Señor, confiaré en ti y no temeré, porque tú Dios eres mi salvación. En esta situación laboral, declaro que Tú eres mi fuerza día tras día y mi fortaleza. En ti hay victoria. Entonces, Padre, rezo esta oración de agradecimiento, sabiendo que siempre harás un óptimo sendero para mí, Amén

Amado Señor, admito la carga que llevo en el trabajo a diario; siento que es muy pesada. Ven y dame la fuerza para cargar este peso, cambia las ocasiones de esta situación, libera mi corazón y mi cabeza de la ansiedad que me causa. Dame sabiduría para comprender cómo arreglar, conducir o alejarme de esta preocupación. Vengo a ti, mi Señor, mi Salvador, mi consolador y mi amigo. Sé que estás conmigo. No estoy solo, no necesito miedo. Amén

Señor, oro por esta contrariedad que enfrento con un compañero y compañero de trabajo. Señor, sabes de corazón, que deseo vivir pacificamente, cubrir y asegurar todo lo que acercamiento. Señor, por favor, dame sabiduría momento a momento mientras trabajo con ellos para que no consigua albergar angustia e inseguridad y, además, sostener mi posición de una manera amable y autoritaria. Señor, admito mis inseguridades de sentir que no estoy seguro para que me critiquen a mis espaldas. Señor, límpiame cada día de estas intranquilidades y ayúdame a arrancar mis inquietudes con integridad dentro de mi trabajo. Señor, llévame a mí, a mis compañeros de trabajo y a esta situación a un espacio de reconciliación para arreglar el problema y que tengamos la oportunidad trabajar pacificamente. Padre, gracias porque me rodeas con tu amor. Amén.

Oración en instantes de angustia y miedo

 

Mi padre, si me caigo, apóyame y levántame. Te doy todos mis problemas y confiaré, porque solo con el Señor puedo ganar.

Supero este momento con el poder del Salmo 91:

El que mora en el refugio del Altísimo a la sombra del Todopoderoso descansará.
Diré del Señor: Él es mi Dios, mi refugio, mi fortaleza, y confiaré en él.
Porque él me librará de la trampa del cazador y de la plaga del mal.
Me cubrirá con sus plumas, y confiaré bajo sus alas; Su verdad será mi escudo.
No temeré el terror de la noche, ni la flecha que vuela de día.
Ni la plaga que camina en la oscuridad, ni la desaparición que asola al mediodía.
Mil caerán a mi lado, y diez mil a mi diestra, pero no vendrán a mí los contrincantes.

Bendito Jesús, en la calma de tu amor, te presento los recuerdos que me persiguen, las ansiedades que me dejan desconcertado, la desesperación que me asusta y mi frustración por mi incapacidad para pensar con claridad. Ayúdame a comprender tu perdón en mis recuerdos y abarcar tu paz en mi angustia, tócame, Señor, y lléname con tu luz y tu promesa. Amén.

Oh Dios, la fuente de toda salud: llena mi corazón de fe en tu amor, que con calma expectativa consigua realizar espacio para que tu poder me posea, y acepte con felicidad tu curación; través de Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Dios de todo consuelo, ayúdame con mis problemas, mírame con los ojos de tu misericordia; consuélame con la sensación de tu presencia; protégeme del enemigo; y dame paciencia en mi aflicción. Devuélveme la salud y guíame a tu gloria eterna; través de Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Oración al espíritu santo en casos difíciles

Espíritu santo, dale fuerza a los débiles y el consuelo a los que sufren: escucha mis oraciones y concédeme el poder de tu felicidad, para que mi patología se convierta en salud y mi mal en alegría; por tu felicidad divina. Amén.

“La fe hace lo irrealizable porque le posibilita a Dios y al santísimo espíritu santo arrancar por nosotros, y nada es verdaderamente difícil para el que confía en la fuerza de la santísima trinidad. ¡Cuán grande, sin calificación ni limitación, es el poder de la fe! Si la duda puede ser desterrada del corazón y la incredulidad se transforma en un extraño allí, lo que le pedimos a Dios y al espíritu santo sin lugar a dudas se cumplirá. La oración arroja fe en Dios. Solo Dios  y el espíritu santo puede mover montañas, pero la fe y la oración mueven a Dios “.

Amado Espíritu Santo, vengo a través de esta oración para pedirte que nos des sabiduría para batallar las adversidades de la vida día tras día. Ayúdanos a distinguir el bien del mal. Gracias por ser un espíritu tan bueno y misericordioso. Ayúdanos a ser agradecidos y humildes. En el nombre de Jesús, Amén.

Ora al espíritu santo para arreglar una situación difícil

Reza una vez:

Que el Padre lo ordene, que el Hijo lo ordene, y que el Espíritu Santo apacigüe los corazones de los que están en oposición a nosotros.

Reitera 10 veces:

Ven, Espíritu Santo, ilumina los corazones de esos que nos tienen la oportunidad de favorecer. (o esos que tienen la oportunidad de ayudarnos).

Reza una vez más:

Gloria sea al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo, como era en el comienzo, es ahora mismo y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

 

Oración para instantes difíciles económicos

Señor nuestro Dios, En el nombre de Jesús tu Hijo te pedimos tu misericordia y tu interferencia, puesto que sufrimos hoy en dia problemas financieros que nos aquejan. Ayúdanos a batallar ésta crisis económica de la conveniente forma y salir victoriosos. Aumenta nuestra fe y danos fuerzas para ayudar a los necesitados y los desamparados, ya que hay muy gente que sufren de personas deshonestas y codiciosas. Que con tu felicidad tengamos la oportunidad luchar y rezar para llevar a cabo mejor nuestras vidas, amén.

Dios misericordioso

Entendemos que tu amor es infinito y que te preocupas por todas las áreas de nuestra vida.
En este momento de inseguridad económica, ayúdanos a confiar en que toda nuestra seguridad está en ti.

Dios misericordioso,
Te pedimos que le des a nuestro lugar de vida la sabiduría para salir adelante en ésta de hoy crisis económica.
Ayúdanos a garantizar a nuestros hijos, proveer a sus pretenciones y darles promesa.
Abre recientes chances para nosotros y ofrece los elementos que necesitamos para vivir con dignidad.

Te lo pedimos por Cristo, Nuestro Señor. Amén.

Citas bíblicas y versículos para instantes difíciles

  • Proverbios 18:10 El nombre del Señor es una torre fuerte; los justos corren hacia él y están seguro.
  • Nehemías 8:10 No te aflijas, porque el gozo del Señor es tu fortaleza.
  • Isaías 41:10 Así que no temas, porque yo estoy contigo; no bajes los brazos, porque yo soy tu Dios. Te fortaleceré y te ayudaré; Te sostendré con mi justa mano derecha.
  • Éxodo 15: 2 El Señor es mi fortaleza y mi canción; Me dió la victoria. Este es mi Dios, y lo alabaré, el Dios de mi padre, ¡y lo exaltaré!
  • Isaías 26: 3-4 Esos de cabeza permanente que mantienes pacificamente, lo están porque confían en ti. Confía en el Señor para toda la existencia, porque en el Señor Dios tienes una roca eterna.
  • Isaías 43: 1-3 No temas, porque yo te he redimido; Te he llamado por tu nombre. Cuando pases por las aguas, estaré contigo; y a través de los ríos, no te abrumarán; cuando camines a través del fuego no serás quemado, y la llama no te consumirá. Porque yo soy el Señor, tu Dios, el Santo de Israel, tu Salvador.
  • Filipenses 4: 12-13 Sé lo que es estar necesitado, y sé lo que es tener muy. He aprendido el secreto de estar contento en algún situación. . . . Puedo realizar todo a través de aquel que me brinda fuerzas.
  • Deuteronomio 31: 6,8 Sé fuerte y audaz; no poseas miedo ni temor de ellos, porque es el Señor tu Dios quien va enfrente de ti. El estará contigo; él no te fallará ni te abandonará. No temas ni te desanimes.

Salmos de aliento en instantes difíciles

Salmo 46: 1-3 Dios es nuestro refugio y fortaleza, una asistencia siempre que está en problemas. Por lo tanto, no temeremos, aunque la tierra ceda y las montañas caigan en el corazón del mar, aunque sus aguas rujan y hagan espuma y las montañas tiemblen con su oleaje.

 

Salmo 9: 9-10 El Señor es un refugio para los oprimidos, una fortaleza en tiempos de problemas.

 

Salmo 32: 7-8 Tú eres mi escondite; Me protegerás de los problemas y me rodearás con canciones de liberación.

Salmo 34:17 Cuando los justos claman por asistencia, el Señor los escucha y los rescata de todos sus problemas.

 

Salmo 27: 1-3 El SEÑOR es mi luz y mi salvación, ¿a quién temeré? El SEÑOR es la fortaleza de mi vida. ¿De quién tendré miedo? Cuando los malvados avanzan contra mí para devorarme, son mis contrincantes y mis contrincantes los que tropezarán y caerán. Aunque un ejército me asedie, mi corazón no temerá; aunque estalle la guerra contra mí, de hecho entonces tendré seguridad.

 

Salmo 145: 18-19 El Señor está cerca de todos los que lo invocan, de todos los que lo invocan en verdad. Él cumple los deseos de quienes le temen; él escucha su grito y los salva.

Salmo 112: 1, 7-8 ¡ Alabado sea el Señor! Dichosos los que se preocupan al Señor. No se preocupan a las malas noticias; sus corazones son firmes, seguros en el Señor. Sus corazones son permanentes, no tendrán miedo.

Deja un comentario