Oraciones para calmar el alma

Spread the love

¿Está preocupada tu alma? ¿Sientes que las oportunidades a tu alrededor están fuera de control y están empezando a dañar tu paz interior? Una de las partes más difíciles de abarcar la tranquilidad del alma es cubrir cómo no posee relación con el control.  Cuando la ansiedad y los miedos empiezan a sacudir los cimientos de tu tranquilidad, el poder de la oración puede devolvernos la paz.

A continuación encontrarás varias oraciones para tranquilizar el alma, las cuales tienen la oportunidad de guiarte hacia un momento de tranquilidad personal, y podrás acordarse la promesa de paz de Dios.

 

Oraciones católicas para tranquilizar el alma

Si tienes problemas para confiar en Dios o para encontrar las expresiones para rezar, ¡no dude en sugerir estas expresiones al Señor ahora!

Espíritu Santo, en este preciso momento vengo a rezar aquí para calmar mi alma porque lo admito, ella está muy agitada, ansiosa y algunas oportunidades triste, por medio de oportunidades difíciles por las que paso en mi vida.
La palabra dice que el Espíritu Santo, que es el mismo Señor, tiene el papel de consolar las almas intranquilas, entonces, te estoy pidiendo que vengas a calmar mi alma y me hagas olvidar los problemas de la vida que intentan deprimirme.

¡Ven, Espíritu Santo! Sobre mi alma, trayendo consuelo y haciéndolo calmarse. ¡Necesito tu presencia en mi ser, porque sin Ti no soy nada, pero con el Señor puedo realizar todas las cosas porque me fortalece! Creo y declaro en el nombre de Jesucristo así: ¡Mi alma, cálmate! Mi alma se calmará ¡Mi alma recibirá paz, alivio y refrigerio!

Amén.

Padre, enséñame la paciencia. Dame la alegría de aguantar lo que no puedo cambiar. Ayúdame a tener paciencia en la tribulación, dame paciencia para batallar las deficiencias y limitaciones de los demás. Dame sabiduría y fuerza para exceder las crisis en el trabajo, en el lugar de vida, entre amigos y populares.

Señor, concédeme una paciencia sin límites, libérame de todo lo que es ansiedad que me deja en agitada desarmonía.
Dame el obsequio de la paciencia y la paz, principalmente cuando estoy humillado y me falta paciencia para caminar entre los demás. Dame felicidad para exceder cada contrariedad que tenemos unos con otros.

Ven, Espíritu Santo, derramando el obsequio del perdón en mi corazón para que consigua comenzar otra vez cada mañana y siempre estar dispuestos a entendernos y perdonarnos.
Te pido, Señor, en el nombre de Jesús, dame la alegría de ser el acompañamiento que el otro necesita.

Amén

Señor, líbrame de toda la amargura y el rechazo que traigo conmigo. Cúrame, Señor, toca mi alma con tu mano misericordiosa y cúrala, Señor.
Sé que tales sentimientos de angustia no emergen de ti: emergen del enemigo que trata de hacerme infeliz, desanimado, porque me elegiste, como yo te elegí a ti, para ser útil y amar.

Envíame, entonces, tus santos ángeles para liberarme de toda angustia y sentimientos de rechazo, de esta manera que los enviaste, para dejar en independencia a tus apóstoles que, aunque injustamente castigados, alabados y cantados con alegría y sin temor. También hazme siempre feliz y complacido, más allá de las adversidades de cada día.

Amén

Oh Señor, algunas ocasiones mi alma se siente como una región de guerra, donde los misiles caen muy cerca de mi. Otras oportunidades estoy atrapado en una tormenta sin fin, con pensamientos volando fuera de control. La confusión reina, y la derrota se arrastra para remover mi alegría.

Calma mi espíritu ansioso, sé que la seguridad es una sección sustancial de presenciar la tranquilidad y que el miedo no tiene lugar en mi vida. La mayoría de las cosas que me preocupan o se preocupan no suceden. Así que estoy declarando mi seguridad en ti, estoy soltando las riendas de mi vida otra vez y pidiéndote que tomes el control.
Puede que tenga que rezar esta misma oración todos los días, pero estoy agotado del frenesí de la vida que deja mi horario y mis pensamientos sin ningún margen. Necesito más de ti, Señor, y menos de mí.

Amén

Dios, enséñame lo que significa tener fe en el silencio. Cuando enfrentes pruebas que están más allá de mi comprensión, ayúdame a encontrar la paz. Ayúdame a ser alegre en la promesa, condescendiente en la aflicción y leal en la oración. Pones todas las cosas según tu tiempo. Recuérdenos aguardar pacientemente y encontrar paz en su plan.

Amén

 

Amado Dios, por favor concédeme tranquilidad y calma mi alma turbada. Mi alma es como un mar turbulento; se ve que no puedo encontrar la seguridad, así que tropezón y me preocupo en todo momento.

Dame la fuerza y ​​la claridad mental para encontrar mi propósito y recorrer el sendero que me has trazado. Confío en tu Amor Dios, y sé que sanarás este estrés. Justo cuando sale el sol cada día contra la oscuridad de la noche. Por favor, tráeme claridad con la luz de Dios.

Amén

Amado Dios, te pido tranquilidad. Rezo para que esté relajado y sereno en todo momento. Descanso y me relajo en tu presencia. Dejo ir todos los pensamientos ansiosos. Dejo de apresurarme y empiezo a rezar. Lo dejo ir para toda la existencia. En el nombre de Jesucristo.

Amén

Oh Dios, concédeme la calma para aceptar las cosas que no puedo cambiar, el valor para cambiar las cosas que puedo y la sabiduría para comprender la diferencia; viviendo un día a la vez, disfrutando un momento a la vez; aceptar las adversidades como un sendero hacia la paz; tomando, como lo logró Jesús, este planeta pecaminoso como es, no como yo quisiera; confiando en que harás todo bien si me entrego a tu intención; para que consigua ser razonablemente feliz en esta vida y supremamente feliz contigo para toda la existencia.

Amén

Salmos y versículos para tranquilizar el alma

Si tu alma busca calma en media tormenta, los próximos salmos y versículos que hemos elegido para ti, te serán muy útiles para tranquilizar tu alma.

 

Salmo 37:39
La salvación de los justos es del Señor; él es su refugio en tiempos de problemas.

Salmo 144: 3-4
Oh Señor, ¿qué humanos consideras que son o mortales que piensas en ellos? Son como un aliento; sus días son como una sombra pasajera.

 

Salmos 23: 1-4
Querido Señor, estoy complacido de que seas mi buen pastor que me brinda tanto que jamás podría desear otra cosa. Te agradezco por calmar mi alma y por guiarme a la paz, de hecho cuando me acercamiento en el valle más oscuro. Pero declaro que en la oscuridad Tu vara y tu bastón me consuelan, así no temeré mal alguno. En cambio, me regocijo en la paz que me has dado

 

Salmos 94:17, 19
Oh, Dios mío, si no podría ser por tu asistencia divina, no estaría aquí, así que te doy gracias. Te bendigo por escucharme cuando me caigo y por sugerir acompañamiento a través de Tu amor insaciable. Rezo para que en la multitud de ansiedades dentro de mí, “Tus comodidades deleiten mi alma”. Ruego que Tu calma me dé una renovada promesa, alegría y paz; en ti confío.

 

Isaías 26: 3
Mantendrás en inigualable paz a aquel cuya cabeza es permanente, porque él confía en ti.

Mateo 11: 28-30
Ven a mí, todos ustedes que están cansados ​​y agobiados, y yo les daré descanso. Toma mi manto sobre ti y aprende de mí, porque soy gentil y humilde de corazón y encontrarás descanso para tus almas. Para mi es fácil y mi carga es rápida.

 

Juan 16:33
Te he dicho estas cosas, para que en mí poseas paz. En este planeta tendrás problemas. Pero anímate! He vencido al planeta.

Juan 14:27 
Mi paz te dejo; mi paz te doy No doy como brinda el planeta. No dejes que tus corazones se turben y no poseas miedo.

 

Deja un comentario