Sermones Para Mujeres Valientes, Guerreras y Victoriosas

Spread the love

¿Eres una mujer herida o una mujer guerrera? Suponemos que deseas ser lo último, pero para conseguirlo, tienes que ir más allá de ser el primero. Alguno de nosotras puede transformarse fácilmente en una mujer herida … sin siquiera pensarlo: Los comentarios hirientes de otros, los sueños robados, las decepciones en las relaciones o simplemente una situación en la vida que se ve injusta tienen la oportunidad de hacernos acobardar en sentimientos de debilidad y fracaso.

 

Pero para que no te sientas así, a continuación te mencionamos algunas predicaciones o sermones cristianas para mujeres guerreras y victoriosas que te inspirarán y te alentarán.

 

 

Predicaciones para mujeres guerreras

Las Escrituras comunican que si somos seguidores de Cristo, nuestra pelea no es contra la carne y la sangre, sino contra “los gobernantes, contra las autoridades, contra los poderes de este planeta oscuro y contra las fuerzas espirituales del mal en los reinos celestiales” ( Efesios 6 : 12 ).

Por eso debemos ser guerreras, no mujeres que se encogen de miedo por medio de nuestras lesiones. Las Escrituras nos exhortan en Efesios 6: 10-11 a “ser fuertes en el Señor y en su colosal poder” y a “ponernos la armadura completa de Dios para que consigas ponerte parado contra los proyectos del diablo”. Después, cuando se nos dan datos sobre cómo ponerse esas armaduras, se nos comunica que tomemos el escudo de la fe “con el que puede apagar todas las flechas de fuego del maligno” ( versículo 16 ).

Cuando tú como mujer caes presa de las flechas en llamas o “dardos de fuego” del enemigo porque crees en sus mentiras, esos dardos ardientes perforan tu corazón, apuñalan tu cabeza, condicionan tu pensamiento. Te convencen de que las expresiones de Dios son mentiras y que las expresiones del enemigo (a oportunidades nuestros pensamientos y otras expresiones reales que nos hablan a través de otras personas) son verdaderas.
Pero la Escritura nos comunica que nos pongamos la armadura de Dios como defensa contra estas mentiras, acusaciones y dardos ardientes.

Tienes que abrocharte el cinturón de la verdad cerca de tu cintura, lo que significa comprender en el fondo de tu ser que Jesús es la verdad. Jesús dijo “Yo soy el sendero, la verdad y la vida” ( Juan 14: 6 ).

Tienes que usar el pectoral de la justicia, lo que piensa que tienes que contemplar tu corazón con Cristo, llamado “El Señor, nuestra justicia” en Jeremías 23: 6 .

Tienes que tomar el escudo de la fe para extinguir esos dardos ardientes del enemigo. El Salmo 84:11 nos comunica “El Señor es sol y escudo …” y Cristo es el objeto de nuestra fe.

Tienes que ponerte el casco de la salvación protegiendo tu cabeza y cabeza con Cristo porque Hechos 4:12 dice “La salvación no está en nadie más”.

Tienes que tomar la espada del Espíritu, que es la Palabra de Dios , y Juan 1:14 te dice que Jesús es la Palabra llevada a cabo carne.

Prédicas para mujeres victoriosas

Dios te ha llamado a ser victoriosa. No solo eres extraordinaria para Él, temerosa y hermosa, sino que también eres increíblemente considerable para Él y tienes un destino poderoso que solo tú puedes cumplir. Solo quiero hacerte acordar que eres una hermosa mujer de Dios, que jamás fuiste construída para vivir bajo las ocasiones de la vida, sino para superarlo en todos los puntos de la misma.

La palabra “victoriosa” significa: haber ganado, tener éxito, tener un resultado favorable, invicto, ganar, primero, campeón, conseguir el poder. ¡Todos estos significados se aplican a ti! Quiero alentarte a que siempre recuerde esto, principalmente cuando lleguen los tiempos y las estaciones difíciles, cuando te sientas cansada y vulnerable, cuando los pensamientos negativos amenacen con asaltarte, resiste con la verdad de la Palabra de Dios, que somos victoriosas y fuimos llamados vivir en la manifestación de cada bendición que Cristo tiene para nosotros.

El planeta y las familias de hoy necesitan más mujeres de valentía, de fe, de visión y de acción; mujeres que se levanten para retar y retar a la civilización modelando y viviendo los principios de la Palabra de Dios; mujeres que ayuden a volver a poner los muros de las familias a través de vidas rendidas y de testimonios que glorifiquen a su Creador.

Cuando el enemigo comienza a disparar sus flechas para herir tu corazón y cabeza, haciéndote creer que estás derrotada, no te alejes del ataque. No te conviertas en una mujer herida, que cae presa de sus mentiras, acusaciones y proyectos. En cambio, sé una mujer guerrera . Conoce la verdad de quién eres y el poder de Cristo en ti. Mantente permanente, vestida en Cristo al seguir estando en el carácter y la identidad de Él.

Promesas y sermones bíblicos para mujeres valientes

 

“Solo quiero hacerte acordar que eres una hermosa mujer de Dios. Que jamás fuiste construída para vivir bajo las ocasiones de la vida, sino para superarlo en todos los puntos de tu vida “.

  • Apocalipsis 12: 1
    Y apareció una colosal señal en el cielo: una mujer vestida con el sol, con la luna bajo sus pies y sobre su cabeza una corona de 12 estrellas.
  • Salmo 28:76
    “El Señor es mi fortaleza y mi escudo”.
  • Josué 1: 9
    “Sé fuerte y intrépido. No poseas miedo; no bajes los brazos porque el Señor tu Dios está contigo dondequiera que vayas.”
  • Proverbios 3: 5, 6
    “Confía en el Señor con todo tu corazón, y no te apoyes en tu propio entendimiento. Reconócelo en todos tus sentidos, y él enderezará tus caminos.
  • Salmo 46: 5
    “Que seas recompensada ricamente por el Señor, el Dios de Israel, bajo cuyas alas has venido a refugiarte”.
  • Génesis 2:18, 22-24
    Entonces el Señor Dios dijo: “No es positivo que el hombre esté solo, le haré asistencia idónea para él. Y de la costilla que Jehová Dios tomó del hombre, formó una mujer y la trajo al planeta. Entonces el hombre dijo: “Esta vez sí que es hueso de mis huesos y carne de mi carne; ésta será llamada Varona, porque fue tomada del hombre.” Por eso el hombre dejará a su padre ya su madre y se unirá a su mujer, y serán únicamente una carne.
  • “No renuncies y no te des por derrotada. La recompensa está muy cerca. Y en instantes de duda o instantes de alegría, escucha esa voz despacio y apacible. Sabes que Dios estuvo allí desde el comienzo, y él estará allí hasta el propósito “.
  • “Al final del día, el enemigo lamentará haberte molestado en algún instante. Estás próximo de transformarte en su peor pesadilla un millón de oportunidades. Pensó que podría desgastarte, seguro de que después de un tiempo te rendirías sin mucha pelea. Bueno, solo espera hasta que encuentre la pelea del Espíritu de Dios en ti.

¿Puedes batallar cada día con un claro recordatorio de quién eres realmente en Cristo Jesús? Si es así, vivirás como una mujer guerrera, no herida. Entonces, vístete. Maneja tu espada como una princesa guerrera. ¡Y enfréntate al planeta como tal!

 

Deja un comentario